::Home >1. LA RAZA >CARACTER

CARACTER

CARÁCTER: El Bouvier de Berna es un perro rústico, compacto, con aspecto fuerte, enérgico y vivaz. Pero detrás de este físico robusto se esconde un perro de temperamento equilibrado, sensible, inteligente, dependiente, servicial, con dedicación y adoración por el ser humano. Es un perro fiel, atento, de confianza, amable y cariñoso con la familia.
Es también paciente y juguetón con los niños. Le gusta vivir en comunidad y se lleva bien con los otros animales de la casa como gatos u otros perros. Posee una enorme sensibilidad y un carácter muy dócil, constante y regular. Las múltiples cualidades de la raza han llevado a que se le este adiestrando como perros del rescate en catástrofes (extravíos, aludes de nieve o derrumbamientos), como perro policía y como perro de terapia.

GUARDIAN: El Bouvier de Berna posee la cualidad natural o instinto protector de su territorio y de su familia, pero es un perro disuasivo, que se hace respetar a través de su aspecto imponente y sus potentes ladridos, pues no es natural en él ni la agresividad ni el hecho de atacar. Con los desconocidos se muestra reservado y atento, siempre alerta a cualquier imprevisto.

EDUCACIÓN Y APRENDIZAJE: Como es tan inteligente su nivel de obediencia es bueno y aprende muy rápido. Y como precisa tanto del contacto directo con sus amos, ha de ser criado cerca de las personas que ama y éstas han de tener tiempo suficiente para dedicárselo.
Es muy sensible a los gritos y riñas por lo que ha de educarse y ser tratado con cuidado, con una firmeza amable y cariñosa. Los gritos y las correcciones extremas les perjudican mucho.  El Bouvier de Berna disfruta al acompañar a sus amos haciendo actividades conjuntas y, debido a su agradable carácter, es bienvenido en todos los sitios. 

AMIGOS NUESTROS: Se dice que... “Al final, el amor que recibes es el equivalente al amor que has dado“.  Podríamos afirmar que en esta raza, los Bouviers de Berna, el amor que recibimos de ellos supera enormemente al que les podamos dar.  Siempre contentos, entregados a nosotros, acercándose para intercambiar caricias, percibiendo nuestro estado de ánimo, compartiendo nuestra alegría unas veces y consolando nuestra tristeza otras. Siempre ahí, ofreciéndonos su pata... (Ver: " Beneficios para nuestra salud".)