Velero blanco

 

VELERO BLANCO

En mi presencia, baila un blanco velero
y crece en mí la senscaión de soledad.
Una llamada tuya es lo que espero
en el puerto deportivo de tu ciudad.

Creí que, por fin, hoy era el día
en que podría verte de nuevo,
cruzar tu dulce mirada con la mía;
creí, que necio, que podría y no puedo.

Han pasado tantos y tantos años
desde que, por última vez, te vi.
Aún noto tu perfume como antaño;
ha pasado tiempo y aún te extraño
¿Porqué estás tan lejos de mí?

Tal vez quede más por esperar;
de tanto escribir tal vez quede manco
esperándote en este lugar.
Aquí te espero viendo una porción de tu mar
y, en mi presencia, baila un velero blanco.