Por una madre



POR UNA MADRE

Madre no hay más que una
y puedo demostrarlo;
yo la quiero como a nada en el mundo
y claro quiero dejarlo;
aparte de darme la vida
me ha dado mucho cariño
siempre me ha querido
desde que era un niño.
Ella me cogía en sus brazos
y me decía cositas;
yo quizás no las entendía
pero me parecían bonitas.
Todo lo que por mi ha hecho
aquí quiero agradecerle
y decir que, aunque no lo crea,
nunca dejaré de quererle.