Por un hijo



POR UN HIJO

Si un fantasma te asusta
llámame y apareceré.
Si la noche no te gusta
tu mundo iluminaré.

Si un día solo te sientes
haré acto de presencia.
Si alguna vez me mientes
tendrás mi indulgencia.

Si amanece lluvioso
de paraguas te serviré;
si lo hace caluroso
todos los vientos soplaré.

Cuando falle tu suerte
dados nuevos traeré.
Hasta en mi lecho de muerte
por ti, hijo mio, velaré.