Mi reina

 



MI REINA

Volvió a aparecer en mi vida.
Sin esperarlo, fue de repente.
Afloró mi reina escondida.
Renació ese sentir latente.

Tantos días de vagar perdido;
tantos porqués sin respuesta;
tantos sueños en dos partidos
y, por fin, ella es mi apuesta.

Preso en mi vida se que estoy.
Sus labios se que nunca probaré.
Atado a mis grilletes voy.
En mi mente, solo la amaré.

Solo una cosa le pido;
que estará bien, me prometa;
que no me deje en el olvido;
que ser feliz será su meta.