Ni mi sangre



 NI MI SANGRE

Nada puede sacarte
de mis pensamientos.
Ni la luz del día.
Ni los gratos momentos.

Ni el olor del mar,
Ni el sabor de la miel.
Ni la música en mi oído,
Ni la brisa en mi piel.

Ni antiguos amores.
Ni los actuales.
Ni los amigos.
Ni los rivales.

Ni mi sed.
Ni mi hambre.
Ni mi saliva.
Ni mi sangre.

Nada puede sacarte
de mis pensamientos.
Ni la luz del día.
Ni los gratos momentos.