::Inicio >Guía de primeros auxilios

Guía de primeros auxilios

RESUCITACIÓN CARDIOPULMONAR

La reanimación cardiopulmonar es el conjunto de maniobras que se realizan para asegurar el aporte de sangre oxigenada al cerebro. Es fundamental que se realice de una manera rápida, exacta y eficaz.

Paso 1: Comprobar el estado de conciencia de la víctima:
colocamos a la victima boca arriba (decúbito supino) y le hablamos en voz alta al tiempo que le sacudimos suavemente los hombros, si responde se coloca al paciente el la posición lateral de seguridad y vigilamos periódicamente. Si no responde continuamos.

Paso 2: Activar inmediatamente el sistema de urgencias (tel. 112),  para asegurar la llegada de de personal especializado. Si el reanimador está solo llamará él mismo, aunque tenga que dejar unos segundos sola a la victima y si hay una tercera persona, ésta se encargará de avisar mientras el otro atiende al afectado.
Apertura de via aereaPaso 3: Abrir la via aérea: extendiendo la cabeza y el elevando mentón. (maniobra frente-mentón). Esto evita que la lengua obstruya la laringe. Revisar también en este momento que no exista en la boca ningún elemento que pueda obstruir, como alimentos o dentaduras.


Paso 4: Buscar si existe respiración: acercamos nuestro oíOir y ver si respirado a su boca para escuchar la respiración a la vez que estamos mirando el pecho para ver si hay movimiento.
a.- Si la respiración es adecuada colocamos al paciente el la posición lateral de seguridad y vigilamos periódicamente.
b.- Tanto si no respira como si los movimientos respiratorios son irregulares (agónicos) debemos continuar.

Palpación de la carótida        Paso 5: Buscar si existe pulso central:
a.- Palpar la arteria carótida. Para ubicarla, colocar los dos dedos sobre la nuez de Adán y deslizarlos hacia nosotros.
b.- Si no tiene pulso se debe empezar con las compresiones torácicas.


 

Paso 6: Iniciamos 30 compresiones torácicas seguidas de 2 ventilaciones artificiales.
En cuanto a la técnica, las compresiones torácicas son efectivas cuando se realizan con una frecuencia de 100 x minuto, profundidad de 4 a 5 centímetros, se evita su interrupción, comprimen y descomprimen el tórax en el mismo tiempo (50/50%) y permiten la descompresión completa del tórax. La postura del reanimador y posición de manos más adecuada la vemos en la siguiente figura:
Masaje

ventilacion.jpgDespués de cada ciclo de 30 compresiones se dan 2 ventilaciones artificiales de 1 segundo cada una, mirando que eleven el tórax de la víctima, éstas se hacen boca a boca elevando el mentón con una mano y tapando la nariz con la otra para que el aire no se escape.
La RCP básica se mantiene hasta la llegada de personal especializado

Cuando no realizar la R.C.P

  • Cuando la muerte sea evidente: p.ej. salida de masa encefálica por fractura cerebral, rigidez, livideces etc...
  • Cuando se sepa que han pasado más de 10 minutos de parada cardiorrespiratoria, a excepción de ahogamiento, hipotermia e intoxicación barbitúrica.
  • Si no se tiene seguridad de que se cumplen estos requisitos, ante la duda se iniciaran las maniobras de resucitación.


Cuando finalizar la R.C.P

  • Cuando tras 30 minutos de reanimación no haya resultados positivos.
  • Si el paciente recupera la circulación y ventilación espontáneas efectivas.


Cómo actuar ante una hemorragia
 
 1.      Ante cualquier herida externa: 
  •  Presionar directamente sobre la herida con gasas o vendas, manteniendo la presión aproximadamente de 10 a 15 minutos.
  •  NO retirar ni cambiar la venda, aunque esté empapada. (colocar nuevas y secas encima de las empapadas).
 
 2.      En caso de fuerte hemorragia (abundante). 
  • Presionar directamente sobre la herida con la mano o con el puño, mediante una gasa o venda, si fuera posible.
  • Mantener elevada la zona de la hemorragia, si está localizada en las extremidades.
  • Presionar sobre el trayecto de la arteria.
 
 3.      Efectuar un torniquete sólo en caso de amputación. 
  • No aflojarlo ni retirarlo.
  • Colocar un cartel visible indicando la hora en que se realizó.
  • Trasladar al herido urgentemente al hospital.
 
 4.      En caso de hemorragias internas
 
 5.      exteriorizadas:
  • NO taponar ni intentar cortar la hemorragia.
  • NO mover al herido, especialmente la cabeza.
  • Controlar las funciones vitales del herido (respiración, pulso, asfixia).
  • Vigilar la pérdida de consciencia y la aparición de vómitos.Colocar al herido en posición lateral si tiene vómitos o está inconsciente
 

Cómo actuar frente a una quemadura
  • Enfriar la quemadura con agua fría.
  • Poner un apósito húmedo.
  • No quitar las ropas adheridas.
  • No poner pomadas ni grasas.
  • No cortar ni pinchar las ampollas.
  • Darle de beber agua a pequeños sorbos, si está consciente y no vomita.


Cómo actuar frente a una fractura  
  • Cubrir la herida.
  • Inmovilizar el miembro afectado, sin reducir la fractura.
  • No juntar ni separar las piernas de los que presenten fracturas en ellas.
 

 Movilizaciones del herido
 
 1.      Si el herido se encuentra dentro del vehículo,la evaluación y atención del herido debe practicarse en el interior del mismo.
 
 2.      Si el herido se encuentra “atrapado” en el interior del vehículo,sólo debe ser liberado por personal especialmente preparado.
 
 3.      NO se debe mover nunca a los heridos, a no ser que sea imprescindible:
  • En caso de incendio.
  • Cuando sea necesario efectuar una reanimación cardio-pulmonar, o ante la imposibilidad de una actuación primaria.
 4.    Si se necesita la movilización del herido:
  • Efectuarla entre varias personas (al menos tres)
  • Trasladar al herido en bloque rígido, sin mover su cuello.
 
 Traslado del herido
 
 Solamente se debe trasladar a un herido en un vehículo particular hasta el hospital más próximo
  • Cuando nos encontremos en una situación de aislamiento, sin posibilidad de pedir o recibir ayuda sanitaria.
  • Si la ayuda pedida se retrasa más de 30 minutos y el accidentado presenta:
  • Un estado progresivo de inconsciencia, con la aparición de síntomas de shock (puede haber de hemorragias internas)
  • Una hemorragia externa que no puede ser contenida o que se controla con un torniquete
 
 Sólo debe hacerse en estos casos excepcionales, y siempre que el traslado pueda hacerse con las condiciones de seguridad necesarias

 
 Las condiciones de seguridad necesarias para un traslado correcto son:
  • Utilizar una furgoneta, camión o similar.
  • Colocar al herido en la posición adecuada.
  • Circular a una velocidad moderada, sin movimientos bruscos.
  • Con un acompañante que tranquilice al herido y observe la evolución de su estado.
  • Evitar desplazamientos del herido.
 
 Siempre que sea posible se debe esperar a que llegue una ambulancia con el personal y los medios adecuados.

 
 Algunas normas básicas para un comportamiento correcto
 
 Es de vital importancia un comportamiento correcto en los primeros momentos y los posteriores al accidente, pues permite:
  • Salvar vidas.
  • Evitar un sobreaccidente.
  • Impedir posibles lesiones secundarias.
  • Reucir daños materiales.
  • Disminuir el dolor.
 
 Saber lo que hay que hacer es muy importante, pero no lo es menos saber lo que no se debe hacer
 
 Si dudas en cómo atender a un accidentado: ¡colabora de otra forma! Todos estamos capacitados para:
  • Dar apoyo emocional.
  • Tranquilizar a los accidentados.
  • Pedir ayuda sanitaria.
  • Avisar e informar a la autoridad o sus agentes.
 
 La petición de auxilio y el prestar ayuda inmediata, además de una obligación moral y social. es un deber para:
  • Los conductores y demás usuarios, que se vean implicados en un accidente.
  • Quienes presencien o tengan conocimiento del accidente, salvo que manifiestamente  no sea necesaria su actuación o esté presente la Autoridad o sus agentes.
 
 El no cumplir con este deber está castigado por la ley
  • En el código penal, se equipara omisión de ayuda a un accidentado a delito
  • En la Ley de Seguridad Vial, omisión equivale a una infracción grave.

ENLACES

 COMPORTAMIENTO EN CASO DE ACCIDENTE